Posteado por: tetisheri | 27 diciembre, 2010

Del cautiverio, la escafandra y la mariposa

Esto de estudiar el MIR sirve, entre otras muchas cosas, para redescubrir la inmensa cantidad de síndromes y enfermedades raras que existen. Cuadros con nombres súper rebuscados, que se dan en poquísimas personas, pero que es muy posible que figuren en alguna de las 235 preguntas del examen del 29E. Algunos te suenan (Stauffer, Janz, Rokitansky, Franklin), otros se te quedan porque sí (como el síndrome del histiocito azul marino, ¿no, Ro? ;)), y otros los relacionas con historias que conoces, que has leído, o que has visto en las películas.

Lo último me ocurre con el “síndrome del cautiverio“. La semana pasada, repasando Neurología, lo vi reseñado en el libro: “infarto pontino ventral bilateral. El paciente sólo puede parpadear y mover los ojos verticalmente“. Generalmente paso sin profundizar más en estas breves puntualizaciones. Si se me queda el nombre, chachi. Si no, confío en que el día del examen alguien me ilumine. Con el síndrome del cautiverio no fue así…

20 Febrero de 2008. Es miércoles. He quedado para ir al cine con Bruno. Proyectan “La escafandra y la mariposa”. Peli francesa, drama, basada en hechos reales… ésta es de las mías. Trágica, claustrofóbica, lenta, inteligente. Salimos del cine sacudidos, conmovidos, removidos, cautivados después de casi dos horas acompañando a Jean Dominique Beauby en su encierro. La prisión de su propio cuerpo, la libertad de su ojo izquierdo. La historia que hay detrás de ese “Síndrome del Cautiverio” recogido en un par de frases del libro de Neuro. Con nombre y apellido, con esposa, hijos y amigos.

Tan tonto como que en ocasiones olvido que estudio para trabajar con personas, no para responder preguntas tipo test.

Pd. ¿Por qué me acuerdo del día exacto en que vi la peli? Muy fácil: era mi 22º cumpleaños, y justo después me esperaba en casa la mejor “fiesta sorpresa” jamás contada. Casera cola, tarta de galletas, piñata y un puñado de buenos amigos. Como para olvidarlo. :D

Anuncios

Responses

  1. Yo también recuerdo el día exacto en que vi esa película, y el día que me la recomendaron. Fue un amigo enfermero. :)
    Me encantó. La forma de contar la historia y cómo empatiza con el espectador. Muy muy recomendable.

  2. No he visto la peli, pero prometo que en un mes y dos días la descargo y la veo (si para entonces sigue existiendo eso de las descargas jeje).
    Me ha encantado que te acuerdes del “síndrome del histiocito azul marino”, fue tan bonito aquel sueño en el que el famoso síndrome se correspondía con los muñecos de Avatar!!! jaja, hay veces que me sorprendo de la cantidad de cosas que hace nuestra mente sin que tan siquiera nos demos cuenta, simplemente pasas por una página, lees y entre toda las palabras y sin que te des cuenta tu mente retiene algo: “Síndrome del Histiocito Azul Marino…(no tengo ni idea de lo que es pero puedo decir orgullosa que soñé con él!)
    Un besazo wapa!!! y mucho mucho ánimo

    • El Histiocito Azul Marino, podría ser el título de una película de animación perfectamente. Y tú, la guionista. :P

  3. He de decir que me muero de curiosidad por saber más sobre el Síndrome del Histiocito Azul Marino… y por ver la peli claro ;)

    • ¡Jajajaja! Rocío te puede contar con pelos y señales en qué consiste. ;) ¡Gracias por la visita!

  4. A mí me pasó lo mismo cuando me estudié neuro…
    Un abrazo! Ya queda sólo un mes!!!!!!!!!!!!!

    • ¡Otro para ti! ¡Mucho ánimo! :)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: