Posteado por: tetisheri | 30 septiembre, 2011

Historias de autobús

Una mañana cualquiera en un autobús cualquiera, gitanos, rumanos, africanos se dirigen al centro de la ciudad.

Suben al vehículo una madre y una hija. Son sudamericanas. La hija, una niña de unos diez años, va en silla de ruedas. Saludan cariñosas al conductor, parece que utilizan a menudo este transporte. Le comentan que hoy no toca escuela, toca médico en el hospital.

Con esfuerzo y ternura la madre encaja la silla de ruedas entre cuatro asientos del autobús. El espacio reservado para minusválidos no tiene cinturón de sujección.
Unas filas más atrás, tres pasajeras comienzan a murmurar. Una de ellas se anima y grita: “¡Señora! ¡Quite ese carro de ahí! ¡Que usted ha pagado dos billetes y está ocupando cuatro espacios! ¡Quite el carro!”

La madre, en silencio, se levanta y arrastra el carro (y a su hija) hasta el espacio reservado. El autobús sigue su marcha y la silla de ruedas no se mantiene fija. Me ofrezco a ayudarles. La madre me sonríe y entre las dos sujetamos el carro.

¿Cómo te llamas, peque?.- le pregunto a la niña.
Soy Vicky…– me dice la jovencita con coletas.
Tienes un nombre muy lindo, Vicky.
¿Es usted estudiante, señorita?.- comenta la madre.
No, ya acabé la carrera. Ahora trabajo.
Como la vi con ese bulto tan grande… – dice señalando mi inmensa mochila de saliente de guardia.-… ¿en qué trabaja, señorita?
Soy médico. – respondo yo.
¿Médico? Yo siempre quise estudiar para doctora, pero en mi país, Ecuador, mi padre no pudo pagarme la carrera.

El autobús da un frenazo. Vicky está a punto de caerse de la silla.

Aquí nos bajamos, señorita, que nos pilla cerca del hospital. – dice la mujer mientras recupera el control del carro.
– Pues mucho gusto y que vaya todo bien. ¡Adiós Vicky!

Hemos pasado cuatro paradas y nadie ha ocupado ninguno de los cuatro asientos que Vicky y su madre han dejado libres a petición del público.

Una señora con velo islámico que está a mi lado me dice:
¿Te das cuenta? No importa el color ni el país, hay buenos y hay malos. ¿Sabes lo único seguro? -dice señalando al techo con su dedo índice- Que todos venimos del MISMO, que sólo hay UNO que nos da la Vida.

 

Salud y mucha Paz.

Anuncios

Responses

  1. Pura y dura realidad.
    Muy bonito.

    • ¡Gracias, Enrique! Me alegra mucho encontrarte por aquí. :)

  2. Hassan con velo?

    • ¡Ja ja ja! Sería su sobrina o su prima, pero qué linda ha sido. xD

  3. Hola guapa! No conocía tu blog, es precioso! Tu historia del autobús es una realidad diaria. Este mundo está deshumanizado…
    Un beso enorme primita.

    • ¡Gracias, Mar! Eres más que bienvenida. ¡Un abrazo muy grande! :)

  4. Desde luego hay gilipollas en todos lados…

    • … y mucha gente buena, afortunadamente. ^^

  5. La gente carece de empatía y encontrarla en alguien es como ver un trébol de 4 hojas en una pradera… Enhorabuena por tener esa capacidad y valores. :)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: