Posteado por: tetisheri | 6 marzo, 2014

Lo que no nos contaron

Nadie nos preparó para masticar tanta realidad, amiguitas. Nadie nos contó cuánto pesa la vida de los otros… y nuestra propia vida.

En 2004 nos hicieron creer que éramos la élite. Durante seis años nos hablaron de síntomas y signos, de síndromes, triadas y hallazgos patognomónicos. Al final de la carrera celebramos haber recitado nuestro juramento. Después dimos tres vueltas para superar “el examen”. Y en 2011 nos disfrazaron con bata y fonendo para lanzarnos al mundo real.

Pero olvidaron anunciar que en ese mundo a veces te escupen, te abofetean y te insultan. Y que en ocasiones huele a heces, a vómito, a pescado podrido. Que los fluidos salpican, que las parturientas sangran, que cuando coges al recién nacido… resbala.

No mencionaron que nunca más volveríamos solas a casa, sino con decenas de rostros instalados en el alma.

Será porque teníamos diez años menos y porque por aquel entonces nos ocupábamos en coleccionar rotuladores, ser monitoras de Anatomía y hacer fotocopias. Será porque en aquella época no corríamos riesgos y nuestras mayores travesuras pasaban por saltarnos la clase de Historia de la Medicina, empalmar tras una noche de fiesta o colarnos en el aula donde impartiera el profesor más sexy. Será porque con veinte años se nos escapaban las horas llorando antes de los exámenes, hablando de encuentros pasionales e imperdonables traiciones.

Elegimos nuestra plaza por vocación y desde el corazón. Pero ni siquiera ahí imaginábamos que nos esperaba descubrir lo mejor y lo peor del ser humano. Que trataríamos con el miedo, la desesperación, la tristeza, el dolor, la soledad. Que nos harían daño… que provocaríamos daño. Que casi nunca curaríamos, que casi siempre acompañaríamos.

Nadie nos formó para afrontar nuestros propios fracasos ni para rescatar nuestras pasiones. Nadie nos advirtió que volveríamos a tropezar con la misma piedra. Nadie.

Hay tanto que no nos contaron…

Sin embargo, ahí seguimos. Convocando gabinetes de crisis, abrazándonos a kilómetros de distancia, dándonos las buenas noches, planeando encuentros, celebrando las buenas noticias, ahogándonos y desahogándonos.

Nadie predijo que después de diez años nos bastaría un parpadeo para saber cómo estamos. Nadie nos esperaba tan valientes, tan seguras, tan fuertes, tan doctoras… nadie, ni nosotras mismas.

Para mis niñas. Y para los que lleváis meses pidiendo que vuelva la dra. tetisheri.

Salud y mucha Paz.

Anuncios

Responses

  1. Enorme, gracias.

  2. Nadie nos dijo que todo esto pasaría, nadie pero tampoco me dijeron que ese año 2004 conocería a esas personas tan tan especiales y que ocupan ese lugar tan privilegiado en mi vida, porque esas pequeñas cosas forjaron una amistad de hierro que sigue y seguirá, porque pase lo que pase ahí estaremos.

    Te quiero pequeña


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: